Filo-Literatura:



LA NOCHE DE LOS TIEMPOS



Por: Enrique Guzmán de Acevedo





PARIS (EUROLATINNEWS) - En estos tiempos borrascosos que nos tenía reservado la vida, es alentador subrayar la magia de la histórica relación de la poesía, de la literatura en general, con la filosofía, que se constata en la noche de los tiempos, allá por el siglo VII a.c., con la riqueza de la expresión poética de Safo, una sabia mujer griega, la artista más antigua que recuerda la cultura occidental.

En este preámbulo, debemos recordar que los primeros libros de la Humanidad son libros de poemas, de himnos a los dioses o de cantos de la sabiduría. El Antiguo Testamento es un libro de poemas, como lo es el Poema Babilónico de la Creación, y poéticas son también las obras literarias más antiguas que se conocen de la Grecia cuna del Arte, como la “Iliada” y la “Odisea”.

Nuestra cultura es deudora directa de las civilizaciones griega y latina. Grecia y Roma, como fuentes de nuestra civilización impregnan todavía no solo nuestra lengua española y la de gran parte de las lenguas europeas sino también nuestra forma de ser, de pensar y de vivir. Debido a ello, el legado clásico pervive y mantiene su vigencia en múltiples manifestaciones de la ciencia, el arte, de la organización social y de nuestra vida cotidiana.

En aquellos tiempos, la poesía era una herramienta muy poderosa para desarrollar ideas y reflexiones directamente orientadas al crecimiento interior del hombre para mejorar con ello su propia filosofía de vida, por lo cual adquirió un carácter sagrado, junto a otras expresiones del arte. La poesía era, de alguna forma, compañera de todo aquello que fuese bello e incitase a la reflexión y al crecimiento interior.

Grandes autores del siglo XX, como Borges, Neruda y Octavio Paz –entre muchos otros- rociaron sus obras con enseñanzas filosóficas de la antiguedad, pero Borges fue el más filósofo de todos ellos, habiendo explorado desde su juventud las posibilidades literarias de la filosofía, aunque él nunca se consideró un filósofo, a pesar de su amor y gran conocimiento de la filosofía y del pensamiento de los filósofos griegos. Incluso, durante su formación literaria estudió griego para comprender mejor los mensajes de los grandes pensadores clásicos.

En « La Biblioteca de Babel « el escritor argentino analiza en su singular estilo filosófico la condición esencial del hombre como la condición de un ser angustiadamente perdido en un universo caótico, víctima de una temporalidad que lo aniquila. Guiado por el pensamiento de Platon, que veía en el tiempo una imagen móvil de la Eternidad, en su relato « El Jardín de los Senderos que se bifurcan », Borges considera el tiempo como algo atrapado en el infinito. Sin duda alguna, Borges hizo Literatura al filosofar y filosofó al hacer Literatura.

Antiguamente, los Filósofos filosofaban al hacer poesía, como ocurrió con Platón, considerado el más grande de los Filósofos-Poetas.

Como caras diversas de la misma moneda, Filosofía y Poesía nos presentan perspectivas siempre vinculadas y convergentes. En el marco de la peculiar relación que les une, comparten intereses comunes en algunos momentos , pero esencialmente comparten una energía cósmica desde los orígenes de la creación artística. La ultimidad más radical de la que mucho se ha ocupado la Filosofía, encuentra una singular ruta de acceso en la Poesía.

La Poesía – según el mexicano Octavio Paz – “designa algo que está más allá de la realidad que la origina, algo nuevo y distinto de los términos que la componen”. Y para el filósofo alemán Heidegger, “la poesía no es un adorno que acompaña la existencia, ni sólo una pasajera exaltación ni un acaloramiento o diversión, es ante todo una experiencia estética”.

La Filosofía nació con la misma vida y la Poesía nació en la voz de los Filósofos. Filósofos como el propio Platón, que fue poeta antes de ser atraido por las enseñanzas de Sócrates, antes de quemar él mismo su propia producción poética y entregarse de lleno a la Filosofía.

Pero mucho antes de Platón estaba Safo y después de ellos – o junto a ellos - otros tantos filósofos se dedicaron a transmitir a través de la literatur y del arte en general sus profundos pensamientos filosóficos, como Séneca, autor esencialmente del drama de “Medea” y “De la tranquilidad del alma”, Ovidio, con sus poemas de “Amores”, y el propio Pitagoras, con sus famosos “Versos de oro”, que han sido inevitables en la formación de los grandes poetas de toda la historia.

Aristóteles (“El hombre y la melancolía “), Plutarco (“La serenidad interior”), Petrarca (“La Vida solitaria”), Hippocrate (“Sobre la risa y la locura”) y muchos mas. La lista puede ser interminable, pero no podemos evitar mencionar en este análisis la influencia de Homero en la Literatura mundial y dos de las más grandes obras poéticas griegas, como la “Iliada” y la “Odisea”, así como tampoco podemos ignorar a Hesiodo y su “Teogonía - El Nacimiento de los Dioses”, traducida a todos los idiomas.





LA MAGISTRAL OBRA DE PLATÓN Y SÓCRATES

Sócrates no dejó grandes escritos sobre su sabiduría. Fue Platón quien determinó su imagen y transmitió de la palabra oral a la palabra escrita sus pensamientos, particularmente, en los famosos “Diálogos” de los más grandes maestros de la Filosofía.

“El Banquete”, de Platón, es uno de los escasos textos que pertenecen con pleno derecho tanto a la Literatura como a la Filosofía, y nadie puede ser indiferente al tema que desarrolla, pues de trata del Amor. Este “Diálogo” de grandes filósofos de la Grecia Antigua constituye también un retrato, una fiel semblanza de Sócrates, una defensa de su memoria, porque lo muestra aportando su palabra filosófica en medio de una alegre asamblea de sabios de la palabra. Platón también escribió una “Apología de Sócrates”, después de haber compuesto, a los 27 años, varias tragedias para el Teatro Griego.

Platón sólo estuvo tres años como discípulo de Sócrates, hasta la muerte de su maestro, habiéndo abandonado la Poesía para dedicarse de lleno a la Filosofía en la que dejó una huella imborrable. El propio Platón se despidió de la Poesía en un gran festín que ofreció a sus amigos poetas y filósofos, en la que durante toda la noche cantaron himnos al amor y al Dios Baco. Filósofos y poetas rendían pleitesía a Baco.

Cuando le rogaron que recitara uno de sus poemas, Platón dijo:

“Este festín es el último que os doy. A partir de hoy renuncio a los placeres de la vida para consagrarme a la sabiduría y seguir las enseñanzas de Sócrates. Sabedlo todos: Renuncio también a la Poesía porque he reconocido su impotencia para reconocer la verdad que yo busco. Ya no haré ni un solo verso. Voy a quemar en vuestra presencia todos los que he compuesto” (“Los grandes Iniciados”, de Edouard Schure).

Así el Poeta dio paso al Filósofo, que en su alma mantuvo viva la llama del amor y la armonía que iluminó su vida.





EUROLATINNEWS Copyright:
Estos artículos y su contenidos no puede ser utilizado sin el consentimiento de EUROLATINNEWS

 
F A C E B O O K
T W I T T E R
CP Producciones TV
Contactos.
Phone: +46 70 244 05 23
Email: redaccion@eurolatinnews.com
Email Director: enrique.guzman@eurolatinnews.com
Email Editor: carlosp@eurolatinnews.com