Literatura:



SANGRE DE ÁRBOL, CORAZÓN DE MUJER



Sofía Vera Oyarzun.





VIÑA DEL MAR, Chile (EUROLATINNEWS)- ¡Acompáñame!, le dijo a Joaquín una  mañana. Ella amaba la naturaleza y lo único que deseaba era abrazar los alerces milenarios antes de morir: los quiero como si fueran parte de mi ser, explicó a su sobrino. Junto a ella, él se internó jubiloso entre los árboles. La naturaleza les regalaba sus dones y los colmaba de ternura.

De pronto, una vibración le hizo  volver la cabeza. Frente a él giraba a incalculables revoluciones un pelo de mujer, formando una red tejida por manos invisible. La foresta giraba, cambiaban los colores y las imágenes  se distorsionaban creando nuevas fantasías.

La naturaleza los hipnotizada con su silencioso encanto. Ambos reían como si hubieran bebido una pócima mágica, pero la mujer salvaje sólo quería liberarles la respiración y borrar sus tristezas. Así se fundían con el corazón de la foresta, cuyos latidos podían oír.

Abrazar juntos los alerces intentando rodearlos a cuatro brazos les emocionó hasta las lágrimas. Les invadió una marea de sentimientos cuyas olas ascendían  del corazón al cielo en una dulce plegaria de amor universal. Los visitantes caminaban embriagados por los aromas del parque, deteniéndose con el canto de los pájaros o los golpes del pájaro carpintero marcando territorio.

Detenían sus pasos estremecidos al escuchar las campanillas de los pellines, el dulce vibrar de violines en las agudas hojas de los coigües y los platillos de los lingues en medio de tantos murmullos y amor vegetal.

¡Todo el bosque era un sólo pulmón respirando! Regresaban renovados, felices y, a la vez, llenos de interrogantes…. ese pelo de mujer, esas trenzas como lianas de espeso bosque… ¡Ese cuerpo con alas resucitando de las cenizas! ¿Era un sueño? ¡No!. La mujer del bosque tenía mucho que contar: había  llegado ahí cuando apenas tenía tres días de vida.

Su padre, un leñador pobre, la había entregado a la sabiduría de la madre Naturaleza, dejándola envuelta en unos trapos, en la oquedad de un gran tronco de alerce. Su madre había muerto al darla a luz y él con un solo brazo no podía cortar árboles tan grandes para subsistir.

No obstante, la madre naturaleza supo alimentarla y pronto pudo saborear los exquisitos y variados frutos silvestres. Su cuerpo, con una piel de bellas vetas, suave y cálida como una caricia, como la de sus padres, los alerces, crecía al ritmo de ellos: un centímetro cada quince o más años.

Ahora, a través de miles de años, ya era una mujer grande.  Desarrolló pies y manos de reptil luego, junto a los brazos, desarrolló las alas del espíritu que le permitieron volar. Siendo un alma muy antigua, había en ella una dulce jovialidad y una tranquila dicha de vivir.

Sin embargo, cuando los hombres llegaban a talar el bosque o con intenciones de incendiarlo, se escondía bajo una gigantesca hoja de helecho y lloraba tan fuerte de miedo e impotencia, que provocaba tempestades y lluvias torrenciales, abasteciendo al bosque de toda la humedad que necesitaba para subsistir. Al mismo tiempo, alejaba a los depredadores, a modo de protección. La Sabiduría  Cósmica, como un escudo protector, puso una gema de fuego en su pecho que se transformaba en cenizas cuando se veía amenazada  y se entregaba a la energía divina.

Luego, como el ave fénix resucitaba en la contemplación y unidad superior. Fue así como los visitantes del montón de cenizas vieron elevarse, como un pájaro de fuego, una mujer con alas. En sus ojos verdes navegaba el alma rural y florecían los bosques.

Con un silencio hecho de luna en la boca y los cabellos fulgurando bajo su hechizo, emprendió el vuelo hacia la copa de los gigantes milenarios, donde sólo anidan sueños de luz, espacio y libertad. Al resplandor de una estrella que caía se manifestaba lo erótico amoroso entre la mujer y la tierra, dando lugar a su orgasmo cósmico.

Como flor que se abre con la noche, entregaba su néctar sin jadeo.

El bosque suspiró hondo.

¡El bosque tiene mil formas de  morir y renacer!





EUROLATINNEWS Copyright:
Estos artículos y su contenidos no puede ser utilizado sin el consentimiento de EUROLATINNEWS

 
F A C E B O O K
T W I T T E R
CP Producciones TV
Contactos.
Phone: +46 70 244 05 23
Email: redaccion@eurolatinnews.com
Email Director: enrique.guzman@eurolatinnews.com
Email Editor: carlos.palestro@eurolatinnews.com