SIN TAPUJO:



CHILE BUSCA VENCER LA PANDEMIA
POR LA RAZÓN O LA FUERZA



Por Enrique Guzmán de Acevedo





SANTIAGO DE CHILE (EUROLATINNEWS) - Chile busca “por la razón o la fuerza”, lema del Escudo Patrio, amortiguar los efectos de la pandemia mundial, ante la imposibilidad de frenar el avance del coronavirus que en cuatro meses ha contagiado a 220 mil personas de todas las edades. 

“¡Yo prefiero que sea por la razón y no por la fuerza!”, fue la primera reacción del nuevo Ministro de Salud, Enrique Paris, al referirse a una rechazada propuesta de “hibernación” para “dormir” la ciudad de Santiago, hecha pública por el organismo de expertos Espacio Público, que sigue con cifras y meticulosos estudios la evolución de la epidemia en el país. Tal “hibernación”, propuesta para que la cuarentena sea más estricta y efectiva, fue rechazada categóricamente por el gobierno “porque una ciudad paralizada puede agravar la situación“.

“¡No es posible! No se puede paralizar la ciudad y quedar sin alimentos, sin reparto de medicamentos, sin atención a los adultos mayores”, afirmó el ministro, al hacer uso de su razón, pero subrayando que -en uso de la fuerza- serán reforzadas con urgencia las medidas y las sanciones contra quienes no cumplan con las normas sanitarias de emergencia.

La excesiva movilidad en las calles ha hecho aumentar los contagios, en medio de una lluvia de críticas al gobierno por estar enfrentando con errores la “guerra” contra el virus, adoptando con tardanza las medidas de mayor urgencia. Por lo mismo, por haberse equivocado en el diagnóstico y en la forma de actuar, el propio gobierno endureció ahora su lucha, aplicando por otros tres meses el Estado de Excepción Constitucional por Calamidad Publica, hasta el 17 de septiembre, para “proteger la vida de los chilenos”, desplegando en las calles 70 mil militares y policías para vigorizar los controles.

Como aún hay mucha gente en las calles de ciudades en cuarentena, también serán reducidos los permisos de circulación en Santiago, de 5 a 2 por persona y por semana, para el abastecimiento de alimentos, medicamentos, citas médicas, pagos o gestiones bancarias. Al mismo tiempo, el Senado aprobó una iniciativa gubernamental para aumentar de 540 días a tres años las penas de presidio para los culpables de no respetar el toque de queda ni las disposiciones legales para evitar los contagios.

En 90 días, hubo 30 millones de controles en todo el país y se registraron más de 100 mil detenciones, entre ellos ocho mil jóvenes de 18 a 30 años reincidentes de diversos delitos relacionados con la cuarentena y las normas sanitarias de Emergencia.

Haciéndose eco de las críticas al gobierno, el Centro de Estudios Espacio Público hizo sonar las alarmas al analizar la inquietante situación con agrios comentarios sobre lo hecho y lo que se debe hacer para frenar los elevados índices de contagios y muertes (3.615), estimando que “esta es una situación insostenible por sus consecuencias en el sistema de salud, en la salud de la población y en pérdida de vidas”.

“Es necesario frenar la curva, para que el sistema (hospitalario) tenga un respiro y pueda funcionar”, dijo el presidente ejecutivo del organismo, Diego Pardow, antes de subrayar que la cuarentena “no se ha hecho lo estricta que se necesita para disminuir el nivel de movilidad necesario” para frenar la curva de contagios y “darle respiro a la red de asistencia”.

El escaso temor a las sanciones, el exceso de confianza de los ciudadanos y los mensajes poco claros de las autoridades, han contribuido a la rotura del encierro obligado en las grandes ciudades y por tal razón el gobierno decidió vigorizar su lucha contra el virus, endureciendo las penas contra los infractores, pero sin olvidar de brindar un mensaje de aliento, de apoyo monetario y alimenticio a las familias más desfavorecidas del país, corrigiendo errores y saliendo al paso de las críticas de haber aplicado medidas de país rico, sin considerar los elevados índices de pobreza, los grandes desniveles socio-economicos ni la realidad de un sistema de salud pobre, colapsado por la emergencia, con la última cama siempre ocupada de urgencia.

Por algo el medio norteamericano Bloomberg acaba de afirmar que "Chile siguió el ejemplo de naciones ricas para ver que gran parte de sus ciudadanos son pobres”.

En Chile, “el caos se puede rastrear hasta el descontento entre los pobres ignorados y un gobierno visto como fuera de contacto con su gente”, afirma Bloomberg en su severo análisis de la situación chilena, subrayando que después de haber sido admirado internacionalmente por “su abordaje quirúrgico de la pandemia”, hoy presenta “una de las tasas más altas del mundo de infecciones per capita”.

Aunque el ministro del interior Gonzalo Blumel, aclaró que el gobierno empezó “a tomar las medidas muy anticipadamente”, la angustiosa pobreza, el hacinamiento, el desempleo, el trabajo informal de una fuerza laboral invisible para las autoridades, hace recordar en medio de esta grave pandemia las mismas razones que provocaron el estremecedor estallido social de octubre 2019 en un Chile herido de injusticias y desequilibrios socio-económicos palpables y sin soluciones de urgencia.

El presidente Sebastian Piñera, que en las últimas dos semanas bajó los índices de aprobación en la Encuesta Cadem del 29% al 24%, se esfuerza infructuosamente por hacer bajas los índices de contaminación del virus y hacer subir los índices de popularidad...antes de octubre 2020.

Una cita que el pueblo no olvida.

¡Con la fuerza de la razón!





EUROLATINNEWS Copyright:
Estos artículos y su contenidos no puede ser utilizado sin el consentimiento de EUROLATINNEWS

 
F A C E B O O K
T W I T T E R
CP Producciones TV
Contactos.
Phone: +46 70 244 05 23
Email: redaccion@eurolatinnews.com
Email Director: enrique.guzman@eurolatinnews.com
Email Editor: carlosp@eurolatinnews.com