Gastronomía:




EL TEMPLO DE LA COCINA FRANCESA

Paola SANDOVAL, Corresponsal en Europa




PARIS (EUROLATINNEWS)- Se le considera una institución del arte culinario francés, un verdadero templo de la cocina francesa. Fundado por René Lasserre en 1942, el restaurante Lasserre no tarda en conseguir su primera estrella Michelin en 1949 y la segunda en 1951.

Luego, obtiene en 1962 el estatus de gran restaurante "que merece el viaje" por la Guía Michelin, junto con su tercera estr ella, que conservó durante más de 20 años hasta 1983. Sin duda, una institución.

No hay que olvidar que entre sus clientes famosos figuraban André Malraux, Marc Chagall, Salvador Dalí, Romy Schneider, Audrey Hepburn o Jean-Claude Brialy.






Considerado lugar mágico y de inspiración, fue en Lasserre y durante un almuerzo con Malraux, que Chagall decidió decorar el techo de la Ópera Garnier A pesar de ser un experto en los fogones, el chef Christophe Moret, que tiene dos estrellas Michelin, no deja de inventar a la hora de cocinar y es el mejor anfitrión en Lasserre. Autor de libros de cocina, insiste en que no se le haga reverencias.

"Yo soy simplemente un amante de la cocina", dice con modestia a EUROLATINNEWS el laureado chef francés.

Si bien es obvio que posee un profundo aprecio y conocimiento por la alta cocina. Moret explica que más atención se debe prestar a todo el equipo, a las personas que cocinan todos los días sin importar la hora, el estado de ánimo o de los recursos - pues “para Cocinar tienes que tener pasión para hacerlo”.

Pocos restaurantes en el mundo son tan míticos como Lasserre, conserva su aura de 1950, el ascensor que conduce a la primera planta del restaurante, o conocido como el séptimo cielo - con su techo descapotable firmado por el célebre Louis Touchagues y revisitado luego nada menos que por el maestro Yves Corbassière. Posee un servicio impoluto, flores hermosas y dispersas en cada rincón, sus platos siempre de gusto impecable.






Se trata de una mesa como un monumento, donde políticos e intelectuales hoy suelen refugiarse para seguir inspirándose. Su desaparecido fundador René Lasserre se había imaginado en lugar de un restaurante una taberna en 1937, construido para la Exposición Universal, una casa a su medida.

Mejor aún, un teatro. El lugar cautiva por su esplendor, y los comensales celebran su cocina que se ha rejuvenecido, desde los días en los que han desfilado renombrados chefs como Jacques Lameloise, Guy Savoy, Michel Rostang, Jean-Paul Lacombe y Marc Haeberlin, entre otros.

La mayor magia del lugar, por supuesto, su gran cocina, y cabe resaltar una exclusiva y selecta carta de vinos y champagne. Y es que el joven y talentoso Antoine Pétrus, Mejor Sommelier de Francia y Mejor Artesano de Francia (MOF), se encuentra a las riendas de la casa, junto con el chef Christophe Moret y de Claire Heitzler, quien es la chef responsable de la pastelería.






Trio de ases!

La cocina de Moret es realmente inteligente y brillante, sin pretensiones. Sus creaciones son clásicas, con herencia de cocción, el de la memoria, y del tiempo presente. Los platos llegan a la mesa con una calidez del servicio destacable, sus diseños son bonitos y apreciable que no confunden y que son un todo, servidos con tanto respeto ya es como estar delante de una obra maestra.

Para abrir boca, nada desdeñable una copa del mejor champagne de su cava, para luego abrir las papilas gustativas con sus míticos tentempiés, seguidos de sus ravioles de foie gras en su caldo ligero o unos camarones, o caviar con espinacas gelificadas, langostinos con verduras, de platos de fondo puede inclinarse por un sabroso lenguado con hongos cocidos, hongos crudos, patatas crujientes y salsa de hongos, o su tan alabado pato de Challans, cortado finamente delante de usted, cada plato resume en aroma y sabor una admirable sapiencia en la materia, catalogarlo como delicioso es poco.

E imposible ignorar los postres de Claire Heitzler: unos exóticos postres de coco en texturas ligeras con salsa de aguacate, o su delicia de chocolate, galleta y sorbete de manzanas, o su postre a base de camote, la patata dulce de América Latina.

El comensal se siente en las nubes, realmente en el séptimo cielo.

Esta es la cocina de Laserre, un templo culinario de demostración y de buen gusto, en una casa llena de historia que continúa discretamente su camino.

Una cocina elaborada y refrescante que ha atraído a muchos seguidores culinarias sobre la escena gastronómica de París. Cada plato es un todo, el comensal no se pierde, hay una lógica, llevando a disfrutar del saber hacer del chef el tiempo que uno pasa en la mesa.

Moret se centra en el terroir francés refinado, y precisa que," la cocina siempre es magistral si se cuida cada detalle y está elaborada con los mejores productos del país".

Degustar la oferta culinaria de Lasserre es un lujo. El cliente se siente en un "palacio", gozando de un tour gastronómico de una cocina francesa del más alto nivel.

Cita ineludible para los sibaritas.






Lasserre es un restaurante parisino que se encuentra en 17 Avenue Franklin D. Roosevelt, al lado del llamado “Triángulo de Oro " de los Campos Elíseos en el distrito 8 de París.

Mayores informaciones http://www.restaurant-lasserre.com/fr/index.php

EUROLATINNEWS
Copyright:
Este artículo y su contenido no puede ser utilizado sin el consentimiento de EUROLATINNEWS
 
F A C E B O O K
T W I T T E R
CP Producciones TV
Contactos.
Phone: +46 70 244 05 23
Email: info@eurolatinnews.com
Email Director: enrique.guzman@eurolatinnews.com
Email Editor: carlos.palestro@eurolatinnews.com Online contact form »