Urgente:



CHILE EXIGE ASAMBLEA CONSTITUYENTE PARA BORRAR
LA SOMBRA DE LA DICTADURA



Por: Enrique Guzmán de Acevedo





SANTIAGO DE CHILE (EUROLATINNEWS) - El pueblo chileno exige, como ocurrió en la Revolución Francesa de 1789, una Asamblea Constituyente para redactar una nueva Constitución y aniquilar todo vestigio de la Dictadura Militar (1973-90) que impuso con el poder de los fusiles un fracasado sistema neoliberal que empobreció a los más pobres y enriqueció a los más ricos.

La calle no callará, la calle no dejará de gritar por una equilibrada justicia social hasta que no se logre avanzar hacia un mecanismo democrático y participativo que permita realizar un reforma total de la Constitución Política, que refleje la diversidad socio cultural del país, modificando las reglas y normas de convivencia democrática en un espacio de diálogo, deliberación y concertación.

Por ello, se recuerda en Chile la importancia histórica de la Asamblea Constituyente de Francia (1789-1791), formada por los miembros de la burguesía y que logró abolir los privilegios, ordenó la redacción de la “Declaración de los Derechos del Hombre”, estableció el imperio de la Constitución de 1791 y lanzó al mundo el slogan de aquellos principios fundamentales de “LIBERTAD, IGUALDAD, FRATERNIDAD”, imitados pero jamás igualados en otros países del mundo.

El propio gobierno chileno, ahogado por las exigencias socio-económicas del pueblo, que no ha dejado de gritar por justicia social durante 10 días consecutivos y que no piensa abandonar la calle, ordenó a sus ministros participar en un debate nacional en la búsqueda de un diálogo constructivo con la ciudadanía, como ocurrió más reciéntemente en Francia con la “revolución de los chalecos amarillos”.

“Los chilenos merecen un Chile de mayor igualdad. Hemos escuchado con humildad a la ciudadanía para actuar en un claro sentido de urgencia”, dijo el Presidente Piñera al anunciar el cambio de gabinete, subrayando la necesidad de un “diálogo amplio y libre en todas las comunas y rincones del país y para poder construir y dejar a nuestros hijos y nietos un país de mayor grandeza”.

Para la calle, todas las medidas económicas anunciadas por el presidente Piñera son “insuficientes para calmar la rabia social”, así como también lo son el cambio de gabinete, el retorno de los militares a sus cuarteles, el fin del Estado de Emergencia y del toque de queda que imperó durante nueve días. Cansados de “mentiras y falsas promesas”, los manifestantes rechazan las “medidas de parche” y “los cambios cosméticos”, exigiendo medidas concretas y definitivas, evitando “vanas y agotadoras discusiones políticas”.

Para agilizar soluciones de urgencia, los pobladores se están reuniendo en Cabildos populares y en Asambleas comunales, sin dejar de reclamar la formación y de una Asamblea Constituyente para lograr una nueva Constitución Política y reemplazar definitivamente la Constitución de 1980 redactada por el Gobierno Militar de facto de Augusto Pinochet, gestor del fracasado neoliberalismo impuesto por los denominados “Chicagos Boys”, un grupo de economistas chilenos diplomados de la Universidad de Chicago (EEUU), como el Presidente Piñera, varios de sus ministros y su hermano José, uno de los más emblemáticos “Chicagos Boys”, creador del polémico sistema de pensiones AFP.

La demanda de una Asamblea Constituyente, planteada con fuerza y rigor durante la grave crisis chilena se remonta a la época de la Dictadura Militar y ha constituido una de las reivindicaciones más importantes de los movimientos sociales y políticos progresistas durante la última década.

Esta demanda surgió en el seno de la ciudadanía y no desde el Estado y fue institucionalizada durante la presidencia de la socialista Michele Bachelet a través de un “proceso constituyente”, que incluyó centenares de mesas de diálogo y cabildos ciudadanos con la participación de miles de personas de todos los sectores.

socio-laborales. Pero, la propuesta no llegó a concretarse durante el gobierno socialista por haber sido presentado fuera de plazo un proyecto de nueva Constitución ante el Congreso Nacional.

Llegó Piñera al poder y congeló el proyecto, queriendo ignorar posiblemente la histórica Constitución francesa de 1791 y la Declaración de los Derechos del Hombre y del ciudadano de Francia, que en su artículo 28 afirmaba:

“El pueblo tiene siempre el derecho de revisar, reformar y cambiar la Constitución. Una generación no puede comprometer con sus leyes a generaciones futuras”.

La Constitución de la Dictadura está más que caduca y por ello, las nuevas generaciones de chilenos exigen una Asamblea Constituyente para equilibrar un país clasista desde sus históricas raíces.

En 11 países de America Latina las nuevas constituciones han sido elaboradas reciéntemente a través del mecanismo de la Asamblea Constituyente.



EUROLATINNEWS Copyright:
Estos artículos y su contenidos no puede ser utilizado sin el consentimiento de EUROLATINNEWS

 
F A C E B O O K
T W I T T E R
CP Producciones TV
Contactos.
Phone: +46 70 244 05 23
Email: redaccion@eurolatinnews.com
Email Director: enrique.guzman@eurolatinnews.com
Email Editor: carlosp@eurolatinnews.com